Domingo , diciembre 17 2017
Home / Yaotekadas / ¿Con qué se come eso de “yaoteka”?

¿Con qué se come eso de “yaoteka”?

Más vale tarde que nunca, así que respondamos al estimado Francisco Álvarez que en un correo dice que me estoy convirtiendo en un “honorable Matusalén”. Eso estaría chido: según la Biblia Matusalén vivió 969 añejos nomás, pero yo con 40 ya siento que todo me cruje. Entre eso y mi hipocondría galopante, pos me la vivo en un estado permanente de achaque multifocalizado (lo que en algunas culturas se conoce como dar el viejazo). También he notado que cada vez me vuelvo más intolerante a las tarugadas ajenas y más propenso a las propias, sólo espero de verdad no volverme un viejito cascarrabias, aunque creo que voy que vuelo para allá (chale).

viejito-erase
Si reconoces a este viejito, tú también estás ídem.

Pero volviendo al correo de Francisco, me pregunta de dónde salió eso de Yaoteka o qué significa. Pues la cruda verdad es la siguiente: hace ya varios (VARIOS) años, cuando el Sr. Blogger me pidió un nombre de usuario para abrir mi blog, pensé en una frase que había escuchado gritar algunas veces durante sus danzas a un grupo de tradición mexica con el que tenía contacto: “TIAHUI YAOTEKA!!” (Algo así como “fuerza, guerrero”, según me explicaron). Aunque ya después vi en otras fuentes que si bien el componente “yao” sí se refiere a combate o guerra, según algunos diccionarios que consulté, al parecer la palabra “yaoteka” no significa “guerrero” en el idioma nahuatl tradicional (de hecho, no me parece que sea común encontrarla como tal), lo cual me vino muy bien porque gracias a eso pude ¨ganar¨ el nombre de usuario en varias redes y cuando buscas eso en Google salgo siempre entre los primeros resultados (hasta ahora). No obstante, al elegir la palabra mi intención era identificarme con un guerrero, pero más bien al estilo de lo que describe Carlos Castaneda en sus libros: en una búsqueda más espiritual, en una guerra interna, porque sucede que casi siempre estoy en conflicto, en una búsqueda, encontrando contradicciones y asuntos qué resolver, sobre todo en mí mismo. Por eso conservé el nombre, aunque se trate de una traducción imprecisa: un “error” del que me apropié y que ahora es parte de mi identidad, al menos en internet.

yaoteka-2016

Así que esa es la historia y eso es todo por ahora. Francisco: disculpa la tardanza, planeaba hacer un video de esto, pero como el tiempo seguía pasando y yo seguía en otras cosas, mejor lo puse en letras, y como entrada de blog (después de todo, así empezó el Yao). Muchas gracias por tu interés y tus palabras. Recibe también un abrazo. Por acá seguimos.

Relacionados

Tu naturaleza

En verdad os digo que seáis como las florecitas silvestres y sencillas del boulevard. Ellas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

14 − ten =