Lunes , septiembre 24 2018
Home / Etapa Blogspot / De cuando creí que el primer mundo ya había llegado a mi colonia…

De cuando creí que el primer mundo ya había llegado a mi colonia…

¡Oh si!, recuerdo que corría el año de 1987 y a sólo tres cuadras de mi casa acababan de inaugurar un videoclub (negocios tan “in” en esa época). Pero no era cualquier videoclub, no señor: era un VIDEO VISIÓN (de esos que desaparecieron primero que los VIDEOCENTROS y que tenían puras películas de videovisa –chale-).

Pues resulta que el mentado lugar se inauguró apenas con unas 30 películas, pero eso si, muy bien espaciadas en los anaqueles para que pareciera que eran más. Por supuesto todas las cintas eran Betamax y las más solicitadas (que siempre estaban rentadas y hasta las apartaban) eran películas como la trilogía de Star WarsTop GunTerminatorVolver al Futuro y Los Cazafantasmas, así que mis papás, que acababan de comprar una videocasetera con un cuate que vendía fayuca, nos rentaban joyas de la cinematografía que  estaban disponibles como: “Eddie la computadora enamorada” (Electric Dreams), “La venganza de los nerds” (Revenge of the nerds) –esa por lo menos tenía escenas sexosas que agradecí en mi temprana adolescencia- , Tron –con efectos chidos para su época pero que en ese momento no valoré y de plano me aburrió- y “Loca academia de policía” (Police Academy) –que estuvo cagadona pero luego hicieron como otras seis, repitiendo la fórmula ad nauseam y lo más triste es que creo que sí las vi-.

¡Ah! porque usted, amigo lector, si vivió en la periferia del DF en esa época, recordará que entonces era muuy raro encontrar películas piratas (casi sólo habían en el centro) e incluso la piratería de música nada mas era común en cassettes (porque los LPs todavía imperaban). En cambio con la modernidad, actualmente no hay tianguis que se respete sin al menos tres puestos de CDs y DVDs piratas -y de las salidas del metro mejor no hablamos-.

La cuestión es que, por tener un VIDEO VISIÓN tan cerquita de mi casa, yo ya sentía que mi rancho estaba casi a la altura de las ciudades más cosmopolitas del orbe.

Hoy en día ese local lo ocupa una cremería y el primer mundo se ve cada vez mas lejos, no de mi colonia, sino del país y el resto de latinoamérica.

Relacionados

Sonrisa falsa

El problema con arreglarse los dientes y que queden bonitos, es que algunos se sienten …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

14 + six =