viernes , diciembre 14 2018
Home / Cotorreo / De cuando fui un teveíto

De cuando fui un teveíto

Recuerdo mi primer empleo. Tenía 16 años y como un primo era gerente de producción en Telerisa, lo estaba chingue y chingue para que me consiguiera chamba en su programa. Así estuve algunos meses hasta que me la consiguió.

El programa en cuestión se llamaba TVO y era una emisión supuestamente dirigida al público infantil, de una sospechosa similitud con el programa de Xuxa en Brasil (donde aparecían unas edecarnes buenonas en shortcitos). Comprenderán que debido a la edad que yo tenía, chambear en un lugar así no me parecía nada mal (pero nada mal…). Así que me presentaron con la productora asociada y lo único que me dijo fue: “Bienvenido, ya eres parte de los teveos”. Como yo sólo había checado el programa por la TV (obviamente, para ver a las chamaconas) y ahí no mencionaban a ningunos “Teveos”, no sabía exactamente a qué se refería, hasta que me enteré que los mentados teveos eran los chavos que realmente cuidaban a los morritos que se la pasaban retozando por todos lados en la escenografía y su misión era impedir que los escuincles se lastimaran o se mataran entre ellos. :S

Ah, porque usted tal vez no sepa que en el foro de ese programucho había trampas potencialmente mortales, como una alberca, una red de ligas, otra alberca, pero de pelotas, un tobogán y un tubo para bajar deslizándose onda Batman y Robin, además de un puente colgante (¡Uff!). La razón por la que yo nunca había notado a los teveos en la tele (además de porque le estaba viendo las piernas a las teveítas) era porque el objetivo de esos chavos, aparte de cuidar bodoques, era no ser notados a cuadro (esto es, que si la cámara tomaba el sector donde estuviera uno de nosotros, teníamos que dar la espalda y agacharnos -chale, ahí se fueron mis cinco minutos de fama-).

Y así estuve muy feliz viendo chavas y cobrando por ello (excepto cuando los condenados escuincles me echaban montón para tirarme a la red de ligas o pretender aventarme a la alberca). El pex es que sólo fueron tres meses (JA!), porque después de ese tiempo el programa se acabó. :'(

Así que esa fue mi bienvenida al mundo laboral y las chambas eventuales (nada mal el taco de ojo, no lo niego). Ya después entré a la universidad y me tocó estudiar el papel que juega la TV como Instrumento de Dominación Ideológica del Estado, pero durante aquellos meses eso alegremente me valió madres y me dediqué a disfrutarlo (jeje).

Y ya.

FIN.

Relacionados

Sonrisa falsa

El problema con arreglarse los dientes y que queden bonitos, es que algunos se sienten …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 1 =