Jueves , noviembre 15 2018
Home / Etapa Blogspot / Fade Out

Fade Out

“La muerte como final del tiempo que se vive, sólo puede causar pavor a quien no sabe llenar el tiempo que le es dado a vivir.”

Victor Frankl

 

 

Hace ya varios años un maestro de biología nos comentaba en clase algo en lo que no había meditado hasta entonces:

Al parecer el hombre es el único ser vivo que reflexiona sobre su propia existencia, sobre la vida y la muerte.

Esta aseveración me pareció más ligada a postulados filosóficos o hasta místicos. ¿Pero qué sucederá con la conciencia individual después de la muerte? Esta pregunta ha sido intentada resolver por miles de pensadores y científicos en la historia de la humanidad.

Muchos tenemos miedo a la muerte en algun momento de nuestras vidas, pero en la mayoría de los casos creo que es mayor el sufrimiento de la anticipación que el acontecimiento en sí.

Actualmente veo a la muerte como un fade out: Todo se vuelve negro, pero ya nada importa porque sencillamente no podré sentir ni pensar nada.

La semana pasada leí una frase atribuída a Goethe que me llamó la atención:

“El niño es realista; el muchacho, idealista; el hombre, escéptico, y el viejo, místico.”

Me di cuenta que conozco a personas en todas esas etapas y varios de ellos (no todos) se ajustan a esa descripción.

Recuerdo a mi bisabuelo, que hacia el final de su vida se volvió muy creyente e iba a la iglesia a diario (cuando, de joven, tengo entendido que no era precisamente el mejor ejemplo de virtud). Ese comportamiento yo solía interpretarlo como un temor creciente por su cada vez más cercana muerte y hacia una eventual rendición de cuentas.

Conozco ateos recalcitrantes y religiosos muy devotos. Con ambos me he llevado bien sin pensar del todo como ninguno de ellos. Supongo que eso sería lo ideal: que las creencias no fueran un pretexto para conflictos entre los hombres o hasta guerras entre países. Desafortunadamente la realidad es distinta.

En lo personal, hasta ahora he cumplido con la frase de Goethe y me ubicaría en la etapa escéptica.

Después, quién sabe.

 

Relacionados

Muerto hasta el Viernes.

Interrumpiendo su chamba cada vez que se acordaba, el Yaoteka así bloggeaba, con manía, casi …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

5 × 4 =