Sábado , octubre 21 2017
Home / Uncategorized / Mientras estamos aquí

Mientras estamos aquí

¿No les pasa que entre más envejecen, más pareciera acelerarse el tiempo? Sin sentirlo pasan diez años y uno piensa que lo recordado fue apenas el año pasado. A mi no me sucedía, pero más o menos del 98 para acá todo se empezó a acelerar cada vez más. Entonces uno empieza a sentir la necesidad de hacer cosas que nos parezcan significativas dado el cada vez más escaso tiempo del que disponemos (no importando que dichas acciones resulten significativas sólo para uno), en el mejor de los casos sin fregar a los demás y, cuando sea posible, ayudando a quien lo necesite. Claro, todas esas reflexiones y buenos deseos a veces chocan con la principal motivación de ésta sociedad: ganar la mayor cantidad de dinero posible a toda costa. Pero, ¿de verdad eso es necesario? ¿Hasta dónde las que creemos nuestras propias motivaciones son pensamientos inoculados por un pequeño sector que se beneficia de que millones de seres humanos estemos corriendo como hamsters en una rueda, hasta el día de nuestra muerte?

trabajando-hasta-morir

Supongo que para no volverse locos de angustia, algunos se convencen a sí mismos de que el sentido de la vida está en sacar adelante a sus hijos (en caso de que los tengan) y otros tantos se consuelan pensando en la vida eterna que les ofrece la religión de su preferencia, pero creo que todo se reduce al reputo miedo que nos da el percatarnos de que un día las luces se van a apagar para nosotros y hasta ahí llegaremos: PUM! FIN! THE END! Colorín colorado, este cuento se ha acabado!

En mi caso, procuro estar atento a las cosas que hacen que, de algún modo, valga la pena estar aquí, y he concluido que son muchas y muy variadas. Me refiero a esas experiencias que lo hacen a uno alegrarse de estar vivo (por ahora). Creo que hay muchas experiencias por disfrutar y también dolor que experimentar, pero es parte de la cuota que se paga por, durante un instante, ser parte de la conciencia universal.

Sigamos intentando encontrarle sentido a este sueño efímero que llamamos vida (aunque creo que Chidoguan, a su manera, lo resume muy bien):

 

😛

Relacionados

Magda.

¿Para esto vivir? ¿para sentir prestados los brazos y las piernas y la cara, arrendados …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

20 − eleven =